Search Icon
NetJets

Maestros del champán

El ambiente perfecto
Colores celestiales: en busca del ambiente ideal para degustar champán a bordo

Desde el asiento reclinado del Citation Latitude, usted mira por la ventana y observa cómo el avión vuela apaciblemente sobre las nubes. Mira el reloj y se da cuenta de que ya lleva tres horas de vuelo destino a Dubái. ¡El tiempo ha pasado volando! Se siente relajado, con un libro en una mano y una copa de champán en la otra. A pesar de estar viajando a una altura de 12 000 metros, la presión de la cabina da la sensación de estar volando a solo 1800. El sol se pone y tiñe la cabina de un tono rojizo. Perfecto.

Toma otro sorbo de champán y nota que sabe más dulce y afrutado. ¿Será su imaginación? Prueba de nuevo y sí, sin duda, es más dulce. Lo único que ha cambiado en la cabina es la luz rojiza de la puesta de sol, pero no puede ser este el motivo, ¿o sí?  

Oestrich-Winkel, Alemania, 2004: un grupo de personas visita las bodegas Allendorf, situadas en el espectacular valle del Rin. Charlan animadas mientras esperan que empiece su sesión de cata. La de hoy no es una sesión cualquiera y los visitantes tampoco son un grupo ordinario sino 206 estudiantes de la Universidad de Maguncia que, junto con tres investigadores del departamento de psicología, analizarán cómo los distintos tipos de luz afectan al sabor. ¿El vino sabe mejor con luz roja o azul? ¿Cómo afectan al sabor los tonos verdes y blancos?

Sentados en una sala sin ventanas, lejos de las colinas y los pueblecitos cerca del río, los catadores van probando vinos al tiempo que la pared que tienen delante se ilumina de distintos colores. Deben puntuar el dulzor, la acidez, el amargor, el sabor afrutado y el sabor picante de cada una de las muestras. Con luz ambiente roja, el vino sabe más dulce y afrutado —más bueno—. Lo mismo ocurre con la iluminación azul, pero no tanto con la verde y la blanca. La mayoría de estudiantes afirman que estarían dispuestos a pagar más por el vino para beberlo con luz ambiente azul o roja.

Ha quedado claro que el color afecta al sabor del champán, pero existen otros factores, como los olores e incluso el humor del catador. Teniendo en cuenta que el aroma representa un 80 % del sabor, ¿cómo afecta todo lo que olemos al sabor del champán que tomamos a bordo? La sommelier profesional Andrea Robinson afirmaba en un artículo para Business Insider UK en 2015 que “a alturas elevadas, nuestros sentidos se debilitan y eso hace difícil apreciar los complejos sabores y aromas del vino”. De forma similar, un estudio de Women’s Health sobre la comida de avión realizado en 2014 revelaba que el estrés, el frío y la luz artificial también pueden hacer nuestro paladar menos sensible.  

Volvamos al Citation Latitude. En una cabina normal, la presión y el aire seco entorpecerían nuestro sentido del olfato; esto afectaría a nuestro sentido del gusto y nos impediría disfrutar plenamente del champán. Sin embargo, a bordo del Citation Latitude, el aire es fresco y limpio. La unidad auxiliar de potencia, diseñada para mejorar el confort de los pasajeros, sea cual sea la meteorología, permite respirar hondo y disfrutar del sugerente aroma del champán.

El sol se esconde y la oscuridad se apodera del cielo bajo el avión. Usted se reclina cómodamente en su asiento.

¿Se siente estresado? Ni por asomo.

Explorar las posibilidades

Le ofrecemos la solución perfecta para todos sus viajes. ¡Hágase Cliente de NetJets hoy mismo!
Solicite informaciónChevron Right Icon
Phone IconLlámenosChevron Right Icon
Unselected
Unselected
La información personal será tratada, almacenada y utilizada de acuerdo con las condiciones establecidas en nuestra política de privacidad. Al enviar el formulario, se entenderá que el usuario acepta dichas condiciones.
+44 (0)207 361 9764

Llámenos y solicite una consulta personal con uno de nuestros expertos en aviación privada.

Para todas las consultas relacionadas con oportunidades profesionales en NetJets, por favor póngase en contacto a través de